Get Adobe Flash player

 

PACTO SOCIAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

El verano está siendo sangriento para las mujeres, pero bastaría con que una sola mujer fuera asesinada por el hecho de ser mujer para que la sociedad en su conjunto, y en particular las organizaciones e instituciones públicas, se movilizaran para impedir que ni una sola mujer más muera por esta causa.

Sin embargo la violencia contra las mujeres, los crímenes machistas no cesan, y ello es posible porque hay personas  y administraciones públicas que se muestran, cuanto menos, indiferentes ante esta violencia que cada año se cobra la vida de decenas de mujeres y de menores utilizados como un instrumento más de la violencia machista.

Es lamentable que las administraciones públicas, que los partidos políticos,  se limiten a emitir  elocuentes declaraciones o a convocar  minutos de silencio. Sus obligaciones y responsabilidades políticas van más allá de eso, y conforme a ellas deben responder adoptando las medidas necesarias para evitar que más mujeres sigan siendo asesinadas, maltratadas, violadas o sometidas a cualquier forma de violencia machista.

Ya nadie cuestiona que  la lucha contra la  violencia machista  ha de abordarse desde distintos espacios: desde la prevención mediante el fomento de la igualdad y la eliminación de modelos violentos de referencia para los y las menores; desde la intervención garantizando la   seguridad de las mujeres que la sufren directamente y la seguridad  de los/as menores expuestos a la violencia contra su madre; desde la garantía de un futuro libre de violencia que conlleva que la víctima pueda realizar una vida autónoma en todos los órdenes; y desde la implantación  de nuevos modelos de relaciones basados en la igualdad y la corresponsabilidad.

De la misma manera,  resulta incuestionable que en la medida en que se ha visto reducidos los recursos en políticas de igualdad y se ha apartado a las organizaciones feministas especializadas en la lucha contra la violencia de género de las redes de prevención e intervención, los casos de violencia lejos de disminuir han ido paulatinamente aumentando.

El número de mujeres asesinadas, el número de menores asesinados o expuestos a la violencia machista resulta ya insoportable, y ante la indiferencia de las administraciones públicas, ante la falta de una actuación seria y proporcionada a la gravedad de la situación, desde la asociación Malvaluna PROPONEMOS  ADOPTAR UN PACTO SOCIAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO que conlleve, al menos,  las siguientes medidas:

-       Que el Gobierno de la nación se comprometa a:

  • Realizar las modificaciones presupuestarias necesarias que incrementen en un 20%  las políticas de igualdad, y en particular a la lucha contra la violencia de género.
  • Proceder de forma inmediata a la reforma de la legislación en materia de familia y menores para garantizar la obligatoria suspensión del régimen de visitas de menores con padres condenados por violencia de género o con orden de protección.
  • Incrementar las medidas seguridad para las mujeres víctimas de violencia de género.

-       Que los Partidos políticos con representación parlamentaria se comprometan a:

  • Iniciar los trámites para la realización de las modificaciones presupuestarias necesarias que incrementen en un 20%  las políticas de igualdad, y en particular a la lucha contra la violencia de género.
  • Proceder a la inmediata modificación de la Ley de Igualdad y contra la violencia de género de Extremadura para incluir en ellas  a las organizaciones feministas que vienen prestando asistencia en violencia de género en las Red Extremeña  de atención a las víctimas de  violencia de género.
  • Instar al gobierno de la nación para que proceda a la inmediata reforma de la legislación en materia de familia y menores para garantizar la obligatoria suspensión del régimen de visitas de menores con padres condenados por violencia de género o con orden de protección.

-       Que la Junta de Extremadura se comprometa a:

  • Reestructurar el actual sistema de coordinación con presencia de todas las entidades que prestan atención en violencia de género e introduciendo mecanismos de coordinación integral.
  • Garantizar la presencia de las organizaciones feministas en las formaciones dirigidas a los cuerpos y fuerzas de seguridad; agentes de salud, servicios sociales y comunidad educativa en materia de igualdad y violencia de género.
  • Modificar y/o ampliar  el contenido de los Registros de Órdenes de Protección de manera que pueda determinarse el contenido específico de las Medidas Penales y Civiles de forma que permita conocer las consecuencias económicas que la violencia tiene sobre las mujeres y si se adoptan o no medidas tendentes a proteger a los menores.
  • Establecer mecanismos ágiles y transparentes para el acceso a la vivienda de víctimas de violencia que se vean privadas por esta causa de su vivienda habitual.

-       Que las Diputaciones Provinciales de la Comunidad Autónoma de Extremadura y la FEMPEX  se comprometan a:

  • Poner en marcha  un programa dirigido a promover la implicación del conjunto de la sociedad en la denuncia y persecución de la violencia de género, potenciando la interrelación entre las organizaciones feministas y la sociedad civil organizada de las distintas localidades.

 

Todas las medidas deberán iniciarse antes del 1 de Octubre de 2015, y deberán contar con presupuesto suficiente para su desarrollo, correspondiendo su evaluación y seguimiento al Consejo de Partición de Las Mujeres de Extremadura.

 

Las políticas de gestos no son ya suficientes, exigimos compromisos reales frente a la violencia de género.

 

Si quieres adherirte a este Pacto Social como organización o a nivel particular, pincha AQUÍ

 

TALLER CUENTOS DE SABIDURÍA

INSCRIPCIÓN (¡Plazas limitadas!)

 

DEBATE-COLOQUIO: EL USO DEL CUERPO DE LAS MUJERES

 

A PROPÓSITO DE LA CARAVANA DE MUJERES CONVOCADA EN MERIDA


 


TALLER AUTOCONOCIMIENTO PARA EL CAMBIO

 
LA MAREA VIOLETA SIGUE EN MOVIMIENTO...